sábado, 21 de marzo de 2015

¿Bailamos?

Si todo fuera tan fácil como una vuelta
quizás como el ritmo vertical de nuestras caderas.

Nuestras palabras serían más consecuentes con nuestros actos 
si todo fuera tan fácil como cuatro pasos.

Las pequeñas utopías y anhelos de amor 
se traducirán en besos y abrazos.

Pero nos gusta el fuego
hemos preferido un solo paso. 

El paso único que nos permite disfrutar

de casi todo
sin mucho trabajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario